El Maizal

El Maizal es un espacio itinerante y autogestivo de creación, educación y comunicación audiovisual, que practica la investigación-acción con comunidades, barrios y colectivos de distintas geografías de América Latina. Sus integrantes, practicantes de distintos oficios y disciplinas, estamos convencidos de que el trabajo colaborativo, desde abajo y con miras a la autogestión, es lo que irá abriendo caminos hacia la soberanía, entendida como la libre determinación en todas las dimensiones de la vida, de nuestros pueblos. Nuestra práctica pretende sumarse a los procesos comunitarios que se proponen la defensa y protección del territorio, la expresión y difusión de las culturas populares, y la generación de alternativas a eso que unos llaman desarrollo.

Un maizal por la soberanía audiovisual

Es mucho lo que une a los pueblos latinoamericanos a pesar de las diferencias, y el maíz es de lo más importante. Forma parte esencial de la reproducción de nuestras vidas y se hace presente de muchas maneras. Tamal, chicha, tortilla, choclo, atole, mote, elote, remedio.

 En el maizal no sólo crece maíz. Lo acompaña el frijol, el chile o ají, el achiote y muchos más. Por si fuera poco, en el maizal se gestan los sueños y saberes de quien lo cultiva, y también de la comunidad. El maizal es, más que nunca, la trinchera de los pueblos que defienden la soberanía alimentaria.

 El maizal audiovisual, una parcela de intercambio, creación y difusión de proyectos soñadores, con mirada transformadora, militante, comprometida, que visibilice los procesos de lucha social y construcción de alternativas, con sentido colaborativo y popular. Un espacio para el tequio, para una gran minga colectiva que devuelva el poder de la creación y la acción a nuestros pueblos.

 El horizonte de este maizal es la soberanía audiovisual, que permita poner en tela de juicio los modos de producción, distribución y consumo de los medios, en un contexto de mercantilización extrema. Poner por delante los intereses de los pueblos y sus territorios, frente a las condiciones del libre mercado, las industrias culturales, medios de comunicación hegemónicos y del neoliberalismo. Proponer acciones de resistencia y construcción colectiva con otras formas de crear, recrear y compartir las vivencias, las memorias, las luchas, los sueños.

 Una soberanía audiovisual, que plantee nuevas formas de economía y mercados locales, donde la producción esté en manos de colectivos de niños, niñas, adolescentes, jóvenes, adultos, abuelos y abuelas, organizados y organizadas.

 Una apuesta por entrelazar nuevas relaciones sociales entre pueblos, comunidades, grupos étnicos, clases sociales; con acciones plurales, con miras a superar la opresión y la desigualdad inherente al actual orden económico y político. Un sistema que vulnera nuestro derecho a la libre determinación en nuestros territorios, cuerpos, alimentación; y que amenaza cada día más nuestras tierras, nuestras aguas, nuestros océanos, nuestros bosques, nuestras vidas.

 El maizal audiovisual se nutre del poder de las imágenes y las palabras, de los sonidos, los colores, las texturas, las formas; lo hace para cosechar, para hacer visible lo que otros quieren que sea invisible, hacer escuchar, lo que algunos quieren que no se escuche, hacer sentir, lo que unos más quieren que no se sienta. Un maizal por la soberanía audiovisual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s