#Brasil #Manaus Una de las mayores masacres en la historia de las prisiones

manaus.jpg

Manaus, sigue contabilizando muertos de una de las mayores masacres en la historia de las prisiones. Ya son por lo menos 60 muertos confirmados.

Según integrantes de la secretaría de seguridad, por lo menos 6 cuerpos fueron degollados y las cabezas fueron lanzadas para fuera de la prisión. Todas las muertes atribuidas a integrantes de la facción Sao Paulo PCC. Los asesinatos fueron ocasionados por la facción rival FDN (Familia del Norte).

El secretario estatal de seguridad pública, delegado federal Sérgio Fontes, explicó que la rebelión en el Complejo Penitenciario Anísio Jobim (Compaj), ubicado en la BR-174, es considerada la mayor en todos los tiempos del sistema de prisión de Amazonas. Fontes conversó con la prensa pocos minutos, en la sede del Centro Integrado de Comando y Control (CICC), en Aleixo, zona centro – sur, desde donde comanda la crisis.

Fontes dijo que aún no existe un número exacto de muertos o heridos. Lo que aseguró es que cuatro de los 12 funcionarios de prisiones como rehenes ya habían sido liberados. Y hasta ahora no conocen el número de presos que escaparon el primero de enero en la tarde.

Situación Alarmante

Esta matanza ocurrida en Manaus expone el escenario grave en el que se encuentran las cárceles de Brasil y pone en evidencia el fracaso del proyecto de encarcelamiento en masa como “la lucha contra la delincuencia”. Uno de los principales problemas de hacinamiento y la ausencia total de políticas públicas eficientes en el sector es la consolidación como espacio de control de las facciones. Varias facciones operan sus delitos dentro de las cárceles con los teléfonos celulares y acceso a Internet. La administración penitenciaria corrupta se beneficia de estas falencias, con coimas, propinas y esquemas para mantener el funcionamiento de los “negocios”. Los presos sin poder en las facciones y sus familiares sufren por esta estructura criminal institucionalizado por la administración de la cárcel pública.

Cuando ocurren estos episodios, muchas personas se anticipan en la demonización de los prisioneros. Lloran el clásico: “bandido bueno es bandido muerto.” Pero para la histeria colectiva y el discurso de odio contra los internos del sistema penitenciario, este tema debería estar en el foco: corresponde al estado la tutela del ciudadano preso y el estado implica directamente la responsabilidad por las vidas que administra.

Otros medios de prensa y paginas personales, no reparan en divulgar fotos de verdadera carnicería que se realizó allí. En algunas fotos los presos exhiben los corazones arrancados de los pechos de sus rivales. En otras fotos los cuerpos carbonizados y degollados aparecen apiñados en carros de mercado.

En este momento, parientes hacen vigilia en la puerta del complejo penitenciario en busca de información.

Que la barbarie de este caso sirva para encender el debate y problematizar el tema de la situación carcelaria en Brasil. Que podamos solidarizarnos con las familias de los presos, viendo que esta sociedad no podría, o no debería imputar las penas de sus familiares condenados a ellos.


Traducido por Tomate Colectivo.

Publicado originalmente por Vito Ribeiro en Midia Coletiva

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s