#Perú Crítica sobre las #universidades

ley-cotillo-noticia-721276

En Perú se está discutiendo mucho sobre la universidad. Vale cuestionarnos de forma critica ese espacio.  

 

Luego de algunos años de amplia discusión y protesta contra la nueva ley universitaria. Esta se encuentra en vigencia. Muchos rectores de universidades nacionales del Perú se resisten a dejar sus cargos mientras otros grupos estudiantiles y gremiales toman medidas de fuerza para sacarlos.

san_marcos_2-noticia-731176

Para millones de personas que se preparan en las academias universitarias, debido a la débil formación educativa que recibieron en su niñez y adolescencia; y para los otros cientos de miles que son universitarios en Perú. La universidad es una vía para moverse de forma ascendente en la escarpada sociedad de clases actual.

La promesa es que sí lo logras, tendrás un espacio privilegiado en la sociedad. El sueño asalariado que logrará satisfacer ambiciones personales, sociales y familiares. Signo de prestigio para algunos y puerta de escape de la pobreza para muchos otros.

Pero… ¿Qué es la universidad? ¿Qué significa este espacio social? ¿Qué reproducimos en ella? ¿Es como nos dicen al ingresar, un espacio de formación científica y humanista?

¿Vale la pena disputar social, económica, cultural y políticamente la universidad? Formar una lista para el consejo de la facultad, entrenarse en la política partidaria, conocer la campaña sucia y los manejos de las alianzas electorales. ¿Con eso cambiaremos los problemas de los que nos rodean?

san_marcos_3-noticia-731176

Cuestionarse las luchas sociales siempre es necesario. No estamos buscando una deslegitimización de los sujetos sociales que actúan en este momento en la lucha universitaria en Perú. Y sí, reconocemos el valioso entramado social que se moviliza en estas luchas y que puede lograr muchos éxitos. Pero no siempre nos cuestionamos sobre los espacios donde desplegamos todas esas fuerzas.  La reflexión debe ser permanente.

Dejamos muchas de estas preguntas abiertas para que puedan opinar, reflexionar, discutir. No pretendemos imponer una visión, sino lanzar una provocación con esta breve introducción. Lo que nos interesa es compartir e invitar al pensamiento critico a través del siguiente texto, que nos llevó a las preguntas que lanzamos lineas arriba.

Los invitamos a leer “La Miseria N° 1. Publicación contra la universidad“. Un texto provocador, editado y publicado en 2009 en Argentina.

Nos estamos de acuerdo con todo lo escrito en el texto. Pero, otra vez, lo que nos interesa es provocar el pensamiento. Compartimos a continuación la editorial del texto. El cual puedes encontrarlo para descarga aquí:

 

EDITORIAL

Esta publicación se gesta por necesidad, por autodeterminación, por interés, por convicción. Pero también, debemos reconocer, con un leve interés de demostrarnos que no estamos equivocados.

Pero por sobre todas las cosas se gesta por odio. Odio, pero no en el sentido de “Los odio, queridos estudiantes”, sino todo lo contrario: no odiamos al estudiante, odiamos su rol como tal, y con ello a todo lo que produce, representa y crea.

Odiamos su reformismo y su conciencia revoltosa juvenil, su incapacidad de descifrar el entramado macro-económico de toda lucha social, su moldeabilidad jerárquica que se configura incluso en sus conductas cotidianas, como leer un texto de 500 páginas que le obliga el profesor, pero no poder leer, analizar y tener sentido crítico frente a un panfleto de poco más de media.

Odiamos su elitismo y su necesidad de ser encuadrado socialmente… porque sabemos que quiere ser un erudito Licenciado en (insertar especialidad correspondiente). También sabemos que desea que haya pocos como él, porque obviamente millones de Ingenieros Electrónicos no tienen utilidad, pero unos miles sí, y mientras menos sean, mayor demanda y mayor salario: pura lógica de mercado capitalista.

Odiamos su falta de inquietudes concretas, y el hecho de que cuando las tenga no reconozca lo efímera y vacía que es su situación, porque realmente no tiene nada que perder (si verdaderamente descree de la profesionalización) y lo que es más importante: tiene mucho por ganar. ¿Por qué decimos esto? Porque al sistema no se lo destruye atacando sus unidades básicas, sino en férreo combate con sus estructuras más avanzadas. Y el estudiante se encuentra en esta posición de ataque, es decir, tiene frente a sí una profunda dicotomía que le plantea esa posibilidad: la de tomar esa posición o de lo contrario seguir contribuyendo a perpetuar tales estructuras.

Esto es así porque la Universidad es la institución generadora de valor por excelencia, en el sentido tanto económico como social. La Universidad forma aproximadamente a un 5% de la sociedad, la élite humana, durante un tiempo determinado que suelen ser mas de 7 años. A su vez las personas encargadas de impartir esta formación también han recorrido el mismo trecho, por lo que esta cantidad de trabajo (horas hombre), sumado a costos edilicios y demás gastos, nos demuestra lo importante que es esta institución en el sistema capitalista.

Para agregar más todavía a esta “fábrica de burgueses”, se suma el hecho de que es aquí donde se resuelven todos los paradigmas que luego se implantan en la vida de todos: direccionamientos políticos, artísticos, culturales, medicinales y obviamente económicos. Por todas estas cosas es que decimos que esta institución es un pilar fundamental del capitalismo: se sobrepone en este rol a las fábricas, estigmatizadas como el núcleo económico, y en cierta medida también lo hace con los medios de comunicación e instituciones politizadas de todo tipo.

Por esto y por mucho más que se irá desarrollando planteamos abiertamente la necesidad de la destrucción de la Universidad y el cese de toda “militancia” destinada a reformarla y construir hacia adentro. No queremos una Universidad “de los trabajadores” o “del pueblo”, este concepto no existe, porque cuando la Universidad sea más accesible aparecerá una nueva estructura educativa superior y el nuevo dilema será como destruir ésta.

Queremos sentar bases teóricas que permitan aclarar nuestra postura, no para caer en el intelectualismo, sino para generar continuidad mediante una herramienta a la cual recurrir. Esta herramienta será moldeable como lo es la realidad y el contenido de las luchas sociales, pero formará una crítica rotunda al vanguardismo y al dogmatismo imperante: justamente por eso recibirá la etiqueta de “extremismo”.

En la presente edición incluimos:

“Universidad/Contra-universidad” – Texto de origen español que con un vocabulario Situacionista presenta una buena crítica sociológica al status del profesional.

“Centros de Estudiantes: o cómo gestionar la miseria” – Sobre cómo superar la equivocada determinación de luchar con esta herramienta, más una breve introducción a la crítica al Sindicalismo.

“La miseria de los independientes” – Texto ya difundido que entendido en un contexto particular muestra la triste perspectiva que poseen los autodenominados independientes.

“Reflexión” – Aclaraciones sobre las críticas propias y externas realizadas al texto anterior, con un marcado eje en el Antipartidismo.

A su vez, deseamos destacar, que para nuestra comprensión del medio fue fundamental la lectura de “La miseria de la vida estudiantil” de Mustafá Kayatí, Internacional Situacionista, 1966, grandiosa obra que sirvió de base teórica durante los sucesos de mayo de 1968. Esta ha sido editada recientemente por Mariposas del Caos, junto con unpanfleto sobre la agitación en el medio estudiantil en Chile durante el 2005, obra de la BAC (Brigada de Agitación Comunista).

la-miseria-tapa1

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s